LA DEMOCRACIA y LA SEDUCCIÓN de EUROPA

domingo, 23 de marzo de 2014



LA DEMOCRACIA y LA SEDUCCIÓN de EUROPA

Todos seducimos, no es exageración. Constantemente estamos emitiendo señales de “complicidad e implicación”. Nuestra mera presencia –dícese, tipo, tamaño, forma, postura, vestimenta, aroma,…- , y tras ella, la mirada, voz, sonrisa o flacidez… conforman ese conjunto de señales que serán captadas por los otros y tras recibirlas, las procesan con agrado o desagrado.

Hasta “lo que tú crees de ti y de los demás” lo manifiestas con tu “presentación” ante un público, del que tú eres también parte y te condiciona… pero al que tú puedes controlar.

Pero la seducción no va “a secas” puede jugar con el engaño o el equívoco. Normalmente forma parte de este juego, el acierto y la incertidumbre. Ya en la misma naturaleza se da la “simulación” y la imitación. Una imitación que puede “camuflar” nuestra percepción de esas cosas que se nos presentan -y representan en nuestra “captación”-.
Quien juega con la seducción se sumerge en el “ambiente escénico” de unas actuaciones ficciosas y fantaseadas. Cual “carnaval de máscaras” puede ocurrir que nada de lo que ves sea real. El juego de la seducción es un juego semejante a la embriaguez, y en el desatino, probablemente podemos perder o ganar alguna vez. Pero no culpes, no agredas, no olvides que es un juego “ficcionado”.

Tras la seducción viene el pacto, el acuerdo, el compromiso. TRAS EL JUEGO VIENE LA REALIDAD. SON DOS ETAPAS QUE HEMOS SABER DIFERENCIAR. Y aunque “juego”, sus reglas inflexibles.

Pero volvamos: al analizar la leyenda de “el rapto de Europa” hemos de describir el juego natural de “depredador y victima”, un juego “virtual”, semejante a una guerra con batallas sucesivas… En el juego lo denominamos “partida o partido” y en vez de campaña bélica –de guerra-, le nombramos como “liga o temporada”. No debemos de dejar de ver esta interpretación de la realidad… en el fondo, LA VIDA ES UN JUEGO DE SUPERVIVENCIA… En este juego, elegimos aliados que pueden ser fieles o traidores. Pero no olvides nunca que tú eres también parte del juego y tú también te puedes “convertir en aliado fiel o traidor”, -al igual que el otro jugador-.

En este momento quiero recordar una regla existencial… no olvidemos que es un juego, y lo bonito es jugar, por tanto:
1º RESPETO; 2º ACUERDO; 3º COMPROMISO; 4º TOLERANCIA
Y CUANDO NO HALLA SATISFACCIÓN ENTRE LAS PARTES IMPLICADAS EMPEZAMOS, DESDE EL RESPETO, A RENEGOCIAR EL SIGUIENTE ACUERDO… SIEMPRE DESDE EL RESPETO DEL ADVERSARIO.

Y sigamos: es Europa oportunista, una chica “cándida”, aparentemente fácil, ingenua, confiada, que sabe jugar con sus encantos y posición social y económica. Es atrevida, caprichosa, antojadiza… se presta al juego del contrincante. Éste va, se presenta ante ella “camuflado”, mostrando sus encantos, “todo un toro”, y además “extraordinario” a sus ojos (su padre tiene un rebaño de toros… pero todos negros; éste, en cambio, es blanco… cual “mirlo”). Cual cortejo, va controlando los tiempos. De su mansedumbre y placidez pasa a la acción “premeditada”, pero la lleva a cabo con cuidado, -no se le vaya a fastidiar el juego y la jugadora…-. Según esta leyenda, la chica Europa, se quedó complacidamente con su “raptor… que actuó cual reptil”… abrazándola poco a poco hasta engullirla. El mismísimo Zeus, ese ser enamorador-seductor, “para ella, -enamorada- todo un dios, no hay, no siente otro ser como él. Pero al final “la partida se acaba”, el jugador la deja y ella, de seducida a seductora, se busca entonces no ya al dios pero si a un rey… y bueno se conforma. Incluso llegaría a ser una gran reina (cosa que podía haber sido también en su tierra-reino)

Hay otra versión, en la que Europa, añora su vida pasada y se lamenta de la artimaña y de la trampa del “toro” que tras el juego la deja abandonada… Llorando y lamentándose, irá a parar a los brazos de otro, por cierto, de buena posición… -no quiere perder su estatus-, y se “casa” con el rey de la isla-reino de Creta, donde se desarrollará un hijo suyo, Minos, la Cultura Minóica…

Es esta señora oportunista, no tan consecuente, pragmática… la que en alguna manera nos define y representa.


6 comentarios:

Juan Antonio Ruiz Alonso dijo...

Hasta “lo que tú crees de ti y de los demás” lo manifiestas con tu “presentación” ante un público, del que tú eres también parte y te condiciona… pero al que tú puedes controlar.

Juan Antonio Ruiz Alonso dijo...

Este es nuestro espacio "vital", no damos para más: cuatro liños o tres caballones.
En el de la izquierda, el primero, está con las alcachofas, tomates, cebollas, ajos, e hinojo. En el centro: pimientos, alubias y girasol.

Juan Antonio Ruiz Alonso dijo...

También no sólo para cocinar, para iluminarse en la oscuridad se ha venido usando.

Juan Antonio Ruiz Alonso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Antonio Ruiz Alonso dijo...

a partir de la leche que da la vaca se pueden hacer limentos como
mantequilla y queso

Juan Antonio Ruiz Alonso dijo...

la flor desaparecida, daba paso a su proyecto de perpetuación.
y retirando los estambres dejamos al descubierto el pistilo, su simiente, sus óvulos

Publicar un comentario