una inolvidable experiencia

domingo, 5 de octubre de 2014

Tomen en referencia al Proyecto Flora, aquí a la izquierda...

Justificación y argumentación:
Desde el campo educativo, trabajamos por–para adquirir competencias. “Saber hacer” conlleva saber explicar, pero sobretodo asimilar la “pócima mágica” de una resolutividad que refuerza tu propia persona. Te hace útil, te dota de una fuerza, de un don que anteriormente no disponías… TE TRANSFORMAS, no se trata tan sólo de “saber”…. sino de poder, te hace ser poderoso, ¡COMPETENTE, CON POTEN-TE-CIA!

Nuestro proceso, ¡cómo venimos elaborando nuestro vino!    DESCRIPCIÓN DETALLADA DE LOS RECURSOS, PASOS, MOMENTOS,…Con 9 kilos de uvas.

Fuera el miércoles de la primera semana, día 24 de septiembre, cuando realizamos la molienda de la uva, machacando bien los granos para extraer cuanto más zumo. En la misma orza negra de plástico, donde fuera machacada, se dejaba reposa el jueves, y viernes, simplemente cubierta por un paño negro por evita que cualquier objeto extraño e imprevisible cayera en su interior. Jueves y viernes de vez en cuando movíamos la masa liquida. Para propiciar ese juego de fermentación con sus fermentos y levaduras con los azúcares. Pero el sábado y el domingo nadie la tocó ni alteró.

El lunes, 29, retiramos todo el “engrudo” de hollejos, realizando una filtración gruesa. Y en oscuridad pero con aire, la garrafa estaba cubierta pero no tapada, se quedó fermentando hasta el miércoles en la que trasegamos y filtramos ya de un modo más exhaustivo. El caldo ya había quedado reducido a seis litros
Del miércoles al viernes, reposo ya con un tapón sellando.

Pero el viernes, de nuevo un rápido trasiego y filtrado y procedimos a llenar la garrafa con canicas de vidrio para aumentar el volumen y reducir la bolsa de aire porque ahora ya sellamos escrupulosamente la botella-garrafa; ahora por 30 días. Así que, hasta el 3 de noviembre...

Analicemos los detalles:

Si bien habíamos calculado proveernos de 24 kilos de uvas*, nos vimos que “con los juguetes caseros de los que disponíamos y los tiempos requeridos” nos escoraban/desplazaban desproporcionalmente el esfuerzo requerido y la dedicación temporal, y puesto que es un complemento del aprendizaje, redujimos a la mitad. De los 12 kilos previstos, otras circunstancias lo dejaron en los nueve definitivos.

*¿Por qué 24 kilos?: porque habíamos calculado que para obtener los dieciséis litros de una garrafa de arroba –unidad de medida tradicional al uso en el sector vinatero- al considerar la merma del 35%, se hizo este cálculo matemático.

Una estimación que tratamos fue el costo previsible del vino a partir de los gastos generados (costos de producción):


Recursos materiales necesarios:
·        Uvas a 2€ el kilo aproximadamente (…. )
·        Vasijas-cubetas, grandes y profundas que a modo de morteros con sus correspondientes mazos o majadores, poder machacar los granos de uvas.
·        Colador chino, con su majador, también valdría un pasapuré.
·        Telas, gasas, algodón,…
·        Embudo
·        Dos garrafas de vidrio (damajuanas) una de boca ancha y otra de boca estrecha


Y puesto que debemos saber dar cuenta de nuestros actos ante otros, también desarrollamos la competencia lingüística y comunicativa:

            Los alumnos deben redactar por si mismos -con todo detalle- el proceso, así como sus percepciones, sentimientos, expectativas previas y descubrimientos…   enseñamos “a ver”…

1 comentarios:

Jose Martinez Ortiz dijo...

El vino es un liquido que viene de la uva.

Publicar un comentario